You are currently browsing the category archive for the ‘Prosas estancieras’ category.

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Ysabel Carrión
isabelcarrion07@yahoo.es

Al caminar por nuestros jardines, el afable visitante hallará en el jardín occidental de PDVSA- La Estancia, una frondosa y aromática hilera de cafetos, que impregna nuestros vastos espacios con gratos efluvios.

Sembrado por misiones españolas, llegó a Venezuela el primer cafeto en el año 1730, traído desde Brasil; su cultivo se difundió en la gobernación de Caracas cerca del año 1740, especialmente en la población de Chacao.

En tan bucólico terruño, se multiplicaron las primeras plantaciones cafetaleras del país: las haciendas Blandín, San Felipe Neri, y La Floresta. Se dice que en esta última, regentaba por el presbítero Sojo, tío de El Libertador Simón Bolívar, fue servida e ingerida la primera taza de café en Venezuela. Sus amplios predios, Monumento Histórico Nacional, sirven hoy de sede a PDVSA- Centro de Arte La Estancia.

Hasta principios del siglo XX, el café y el cacao fueron los principales bienes de exportación de nuestro país, los equivalentes vegetales de la actual riqueza petrolera; a esos tres productos, gloriosos sinónimos de venezolanidad en todo el planeta, los une una similar característica: su oscura coloración –matiz que en el simbolismo tradicional significa “la suma de todas las posibilidades y potencialidades” (si alzamos los ojos al Universo, veremos que el color que más cunde en él es el negro).

A partir de la almendra del cafeto, se obtiene una tonificante infusión; los granos tostados y molidos diluyen su sápida sustancia en agua o leche caliente: así se obtiene la bebida más popular del planeta; se le considera vigorizante, estimulante; aunque su ingesta excesiva acentúa males como la hipertensión o la taquicardia, se le han reconocido propiedades terapéuticas para prevenir la diabetes (consumido sin azúcar, por supuesto), el cáncer de colón, el dolor de cabeza, el Mal de Parkinson y la infertilidad masculina.

En otros países, parcos clientes se limitan a pedir “un café” en su establecimiento preferido; en la patria de Bolívar, hacemos gala de variopintas nomenclaturas: “guayoyo”, “negro claro” “negro oscuro”, “tetero”, “café con leche”, “leche con café”, “marrón corto”, “marrón largo”, “marrón claro”, “marrón oscuro” son categorías que definen diversas mezclas y gradaciones para satisfacer a los catadores más disímiles.

Nunca dejes de tomar un agradable café antes de  empezar  tus labores

Nunca dejes de tomar un agradable café antes de empezar tus labores

Anuncios

El romero nos deleita con su agradable fragancia

El romero nos deleita con su agradable fragancia

Ysabel Carrión
isabelcarrion07@yahoo.es

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Estimado lector o lectora: si transitas por la caminería aledaña al Patio de las Caballerizas de PDVSA-La Estancia, ubicada en Caracas, Venezuela, percibirás un muy agradable aroma, un dulce efluvio que recuerda a cálidos fogones y platos suculentos: se trata del romero, verdeante planta arbustiva con aroma a incienso

Es un condimento ideal para platos fuertes y grasos; puede ser utilizado para sazonar aves asadas; también purifica el ambiente por su grato perfume y, preparado como infusión, es beneficioso para la salud. En la farmacopea naturista se recomienda por sus propiedades digestivas. También es antiséptico y estimulante.

Ciertamente, su fragancia te tentará, pero no sucumbas a sus encantos. Recuerda que por normas de la casa, está prohibido arrancar y maltratar las plantas en este Monumento Histórico Nacional.

No obstante, cuando vayas al mercado, no dejes de adquirir una rama de romero, pues aromatizará tu pollo horneado o una exquisita carne a la parrilla. Y al colocarla en algún espacio de la casa, lo gratificará con un inigualable bouquet.

Vida, amor y fecundidad hallarás en esta gratísima planta, que en los alrededores de La Estancia se encuentra presente.